12/06/2017 "0" COMENTARIOS

CARDENAL J. RATZINGER SOBRE MAGIA, OCULTISMO Y YOGA (II)

Entrevista publicada en la revista “Una voce grida…” nº9 (marzo de 1999). Por Ignazio Artizzu.


¿Existe un punto de no retorno para quien ha dado la propia vida a la magia?

Es difícil de responder. Si uno ha entrado en aquello que el Señor llama “pecado contra el Espíritu Santo”, como aversión a Dios y maldición del Espíritu de Dios, pervirtiendo su espíritu, abriéndolo a la acción del demonio, aquí se realiza lo que el Señor indica como el punto de no retorno. Pero por nuestra parte no podemos juzgar esto. Debemos siempre decir: está la esperanza de la conversión. Naturalmente, si uno ya ha entrado en este mundo, una conversión radical es necesaria, y es una conversión que es muy difícil, realizable sólo con la ayuda fuerte del Espíritu Santo implorado por la Comunidad de la Iglesia que tiene la intención de ayudar a estas personas a volver a Dios. Entonces debemos siempre tener esperanza, y hacer lo posible para implorar el perdón de Dios e iluminar a estas personas y estar abierto a una conversión profunda. Sucede entonces la expulsión del demonio. Un rito cuya importancia, por un cierto tiempo, no ha sido entendida por los cristianos, pero que ahora recibe de nuevo un sentido y un significado muy concreto. Porque se trata de liberar a las personas del demonio que, a causa del contacto con la magia y el ocultismo, realmente les ha poseído.

¿Entonces son necesarios los exorcismos?

Ciertamente.

A veces la gente acepta este mensaje, pero lamentan la escasa información de los hombres de la Iglesia. ¿Qué más se puede hacer para informar a los incautos?

Debemos encontrar nuevas formas de apostolado. La propagación del ocultismo en las formas actuales es un fenómeno bastante reciente. Hace 10 años faltaba información sobre este aspecto. Quizás no estábamos preparados para este ataque, y no habíamos preparado suficientemente a los fieles. Pienso que debemos disponer de breves informaciones que digan lo esencial de manera comprensible. Tenemos que inserir este discurso también en las catequesis para los adultos y en la formación permanente de cada cristiano.

Eminencia, le cito algunos datos. En Italia, al número del horóscopo telefónico llegan más de 10 millones de llamadas al año. Siempre en Italia, hay al menos 100 mil magos y menos de 38 mil sacerdotes católicos. ¿Qué siente viendo esta realidad?

Es la señal de que tenemos un profunda amenaza de paganización. Esto es paganismo, es perversión del destino religioso del hombre. En esta religión artificial, en la cual, como he dicho, el hombre explota o busca explotar las fuerzas sobrenaturales, hay un desafío fundamental para nuestra obra de evangelización. Delante de la paganización se debe anunciar la realidad liberadora de Dios. Estas prácticas se producen bajo el pretexto y la pretensión de ofrecer al hombre una liberación. Ofrecen poder, satisfacción, la promesa de hacer vivir con todas las posibilidad del ser. En realidad son una esclavitud terrible, que puede realmente deshumanizar. Lo sabemos también de las religiones precristianas, que han creado un mundo de temor. Cuando llegó el anuncio cristiano, no ha traído una liberación política, como diríamos hoy, sino la liberación del miedo a los demonios. Hay un solo Dios que es más fuerte que todos: este es el anuncio que ha liberado realmente al mundo. Y también hoy, en ciertas partes del mundo sin evangelizar, se ve como el miedo a los demonios y a los magos crea un clima de temor y de inmovilidad. No se puede actuar porque a cada paso se puede caer en las manos de un demonio. Debemos entonces proclamar la fuerza liberadora del anuncio de que hay un solo Dios, y que este Dios es Amor y nos ama y tiene la fuerza de guiarnos y de darnos la verdadera libertad, y que con potencia invencible nos libera de esta esclavitud. Pero se ve que, por desgracia, esto no está presente en la mentalidad de las personas. Muchos ven sólo el camino arduo de la religión, como lejos de Dios, como no lo experimentamos, y buscan la experiencia veloz y la satisfacción rápida, y así caen en la esclavitud. En esta hora de tentación pagana profunda, creo que debemos anunciar el Evangelio en toda su simplicidad y grandeza como la verdadera y única liberación.

Es su vida de sacerdote, obispo y cardenal, ¿alguna vez ha tenido que hacer frente a las personas afectadas por la magia?

En el ambiente en el que he vivido no estaba presente esta realidad. He oído hablar algunas veces de estos casos. Hoy siento cada vez más como la magia deteriora y destruye las vidas humanas.

La magia tradicional, folclórica, típica de los países mediterráneos, forma parte de las raíces de las regiones italianas. ¿Es una práctica inocente o el ingrediente principal sigue siendo competencia del demonio?

También en los albores del cristianismo quedaban entre la gente elementos mágicos, reducidos en su presencia, diría que redimensionando la fe que se difundía, siempre, pero con el peligro de un resurgimiento de la magia. Era una presencia peligrosa e inaceptable, pero dominada por la vida de fe de la mayoría. Pero hoy vemos que estos peligros “residuales” que aparecían inocentes no son de hecho inocentes, y pueden convertirse hoy en la conexión para una nueva irrupción del ocultismo en el mundo.

¿Es un criterio válido que el ocultista pida dinero o no?

Depende de su decisión precedente de ser mago. Si el suyo fuese un trabajo moralmente justo, podría pedir ser pagado. Pero dado que su oficio de por sí implica la mentira y la perversión de la realidad, la presencia del dinero no sirve más que para continuar la mentira fundamental que está en la base. En este sentido, en el comercio de la magia y de los “poderes”, se hace visible una perversión todavía más profunda. Las cosas espirituales no pueden ser pagadas, y la verdadera experiencia espiritual, que es la que Cristo me regala, la puedo obtener sólo con mi conversión, mi “éxodo” espiritual. Por ello es necesario ayudar a las personas caídas en la red de lo oculto a reencontrar la vía de la conversión, ofreciéndoles una comunidad, acompañándolas hacia la fe y ayudarlas a ponerse en camino hacia la verdad, y por supuesto ayudar a obtener acceso - si se cumplen las condiciones - al exorcismo efectuado por sacerdotes autorizados por el propio Obispo.

También la meditación transcendental y el yoga, en particular, tienen como sustrato el ocultismo. Más bien, el último grado del yoga, el más elevado, comporta - afirman los mismos libros sacros de esta “filosofía” - un contacto con el mundo de los espíritus y la adquisición de poderes mágicos. ¿Considera que hay un vínculo de fondo, pero no demasiado evidente, entre la difusión de las religiones orientales y el actual resurgimiento del ocultismo?

En el fondo está presente, sin duda. Digamos que la oferta de estas religiones orientales se mueve a diferentes niveles. Hay un yoga reducido a una especie de gimnasia: se ofrece algún elemento que puede dar algún tipo de ayuda para la relajación del cuerpo. Bien, si el yoga es reducido realmente a una gimnasia se puede aceptar, en el caso de movimientos que tienen un sentido exclusivamente físico. Pero debe de ser reducido, repito, a un puro ejercicio de relajación física., liberado de todo pensamiento ideológico. Sobre este punto se debe de estar muy atento para no introducir en una preparación física una determinada visión del hombre, del mundo, de la relación entre el hombre y Dios. Esta purificación de un método en sí lógico de ideas incompatibles con la vida cristiana, podría ser comparada por ejemplo con la “desmitificación” de las tradiciones paganas sobre la creación del mundo, realizada en el primer capítulo del Génesis, donde el sol y la luna, las grandes divinidades del mito son reducidas a “lámparas” creadas por Dios, lámparas que reflejan la luz de Dios, y nos hacen imaginar la verdadera Luz, que es el Creador de luz. Y así, también en el caso del yoga y de las otras técnicas orientales, sería necesaria una transformación y un desplazamiento radical que realmente elimina cada pretendida ideología. En el momento en el que aparecen elementos que pretenden guiar hacia una “mística”, se convierten en instrumentos que nos conducen en una dirección equivocada.

¿Esta transformación, o explicación, ha ocurrido?

Generalmente no. Puede darse sin embargo que algunas personas habían buscado excluir los elementos religiosos e ideológicos, manteniendo estas prácticas sobre un plano de puro ejercicio físico. Esto no se puede excluir.

¿Puede existir un “yoga cristiano”?

En el momento en el que se le llama “yoga cristiano” ya está idealizado y aparece como una religión, y esto no me gusta. Mientras que en el plano puramente físico, repito, algunos elementos sí podrían subsistir. Debemos estar muy atentos con el contexto ideológico, que lo hace parte de un poder casi místico. El riesgo es que el yoga se convierta en un método autónomo de “redención”, privado de un verdadero encuentro entre Dios y la persona humana. Es en este caso, entramos en lo trascendente. Es cierto que también en la oración y la meditación cristiana la posición del cuerpo tiene su importancia, significa una actitud interior, que se expresa también en la liturgia. Pero en el yoga los movimientos del cuerpo humano tienen una implicación diferente de la relación con Dios, que no es el de la liturgia cristiana. Se debe de tener la máxima prudencia porque detrás de estos movimientos corporales se esconde una concepción del ser como tal, de la relación entre el cuerpo y el alma, entre el hombre, mundo y Dios.

¿Considera legítimo la enseñanza de la meditación trascendental y del yoga en las iglesias católicas y en las comunidades religiosas por parte de sacerdotes?

Me parece muy peligroso porque en este contexto estas prácticas son ofrecidas como algo, de hecho, religioso.

¿Es posible conjugar el mantra con la oración cristiana?

El mantra es una oración no a Dios sino a otras deidades que son ídolos.

¿Por qué esta depreciación de Cristo y de la Iglesia?

Esta es una cuestión profundamente ligada a la situación actual del mundo. Las raíces de este comportamiento que hoy vemos son tantas y se han desarrollado en el curso de una época, aunque sólo ahora están surgiendo en toda su fuerza. Me parece que el elemento último sea, una vez más, el del capítulo 3 del Génesis: la soberbia del hombre que tiende a hacerse a sí mismo Dios y no acepta someterse a Él. Está detrás la voluntad de tomar en las propias manos a Dios y no de ponerse en sus manos.

Urs Von Balthasar define la meditación trascendental como una traición a la fe cristiana. ¿Está de acuerdo con esta afirmación?

Sí. Porque el Dios Trascendente, la persona que me llamado y me ama, se deforma en una dimensión transcendental del ser. Creo que es necesario distinguir bien entre el Dios Trascedente y la trascendentalidad. Mientras el Trascendente es una Persona que me ha creado, lo trascendental es una dimensión del ser y entonces implica una filosofía de identidad. El camino de la Meditación Trascendental, adoptada en sus intenciones finales, tiene esta tendencia de conducir a sumergirse en la identidad, y entonces es exactamente opuesto a la visión cristiana, que conoce también una unión de identidad. Cristo se ha identificado con nosotros y así se incorpora en su Cuerpo, pero es una identificación diferente, mientras la Meditación Trascendental comporta sumergirse, el dejarse “disolver” en la identidad de ser supremo.

¿Cuál es, en términos espirituales, el precio de estas prácticas?

La pérdida de la fe y la perversión de la relación hombre - Dios, y una desorientación profunda del ser humano, de tal manera que al final el hombre se casa con la mentira.

¿Cómo tiene que ser el respeto hacia estas religiones no cristianas, dentro del respeto a los valores fundamentales de la fe cristiana?

El respeto es debido sobre todo a las personas. Como dice san Agustín debemos tener amor por el pecador y no por el pecado. Debemos siempre ver en el hombre que ha caído en estos errores una persona creada y llamada por Dios y que ha buscado también, en un cierto sentido, llegar a la realidad divina para encontrar las respuestas a su deseo de elevarse. También hay que respetar los elementos que he mencionado, que explican muy bien, sin embargo, aquella realidad que es destructiva y que es opuesta no solo a la fe cristiana sino también a la verdad del propio ser humano.

El mundo hoy está lleno de videntes que afirman recibir revelaciones de Dios y de la Virgen. Divulgan libros que contienen mensajes aparentemente buenos y conformes a la fe cristiana y a la doctrina de la Iglesia. Pero detrás de estos mensajes hay - en muchos casos - una técnica de transmisiones psíquicas, como la “escritura automática”, u otras formas de espiritismo. ¿Qué actitud debe tener el cristiano hacia estos fenómenos?

Me parece que el origen de esta inflación de mensajes es la que ya hemos mencionado, es decir, un deseo de “acumular” una experiencia directa de lo divino, de no quedarse en la sobriedad de la fe sino tocar más de cerca la realidad de Dios. El primer punto esencial es el de confiarse al Señor que se ha revelado en su palabra y que está presente en la Iglesia y en los Sacramentos, y vivir en este camino fundamental que da una experiencia diferente a las demás, un poco más ardua, pero al final mucho más real y gratificante porque es mucho más verdadera. La actitud fundamental debe ser la de vivir realmente la fe en la vida de la Iglesia y convencerse de que Dios, como ha dicho san Juan de Cruz, entregándonos a su Hijo nos lo ha dado todo, porque Jesús es su palabra, y no se tiene que añadir nada más, Dios no puede dar más de sí mismo que en su Hijo. Tenemos que ponernos verdaderamente en manos del Hijo y vivir la vida de la Iglesia, que es también inmensamente rica, porque el Señor está rodeado de Santos, empezando por la Virgen. Y esta experiencia es posible para todos. Creyendo en Dios, no caminando solo, sino acompañado de esta gran multitud de Santos y de creyentes de todos los tiempos, y así recibo todas las respuestas, porque la Iglesia vive y tiene una voz viva para hablar y anunciar hoy la Palabra del Señor como palabra presente para mí y para nuestro tiempo. Si uno vive esta realidad con convicción y con alegría, no en un sentido purista, sino con toda la riqueza y la belleza que esto comporta, no tiene necesidad de nada más, y puede establecer con el propio discernimiento qué cosas pueden ser útiles para él sin ser dependiente de estos fenómenos.

Algunos afirman que poseen el texto del “secreto de Fátima”. ¿Es posible?

No.

Si detrás de apariciones y mensajes está el fenómeno psíquico de la escritura automática y otras formas a través de médiums, hoy se difunden en el mundo varios libros de “mensajes” ¿Podemos creer con certeza que nos encontramos delante de un fenómeno para rechazar?

Se trata de fenómenos psíquicos que no tiene nada que ver con la mística cristiana.

Entre las varias ramificaciones de la New Age está la llamada “medicina alternativa”, en la cual hay un lugar importante para la pranoterapia. Algunas personas afirman poseer un fluido en las manos que puede curar los enfermos, y lo confunden con el carisma de las curaciones…

El carisma de las curaciones se manifiesta en primer lugar en la esencia total de elementos de magia y se realiza en un espíritu de oración. Las curaciones realizadas por el señor y en su mandato a los apóstoles son expresiones de oración. No se usan medios y contextos espirituales ajenos a la fe y a la razón. Los carismas, a diferencia de los poderes y fluidos de los que presumen estas personas, se someten a la verdad y al poder de Dios y no introducen otros elementos. Los otros casos son expresión de un terrible mundo subterráneo, que - desde hace mucho tiempo oculto - de nuevo hoy, en una fase de repaganización, queda al descubierto.

Fuente: medjugorje.altervista.org


TRADUCCIÓN AL ESPAÑOL: Un puente de fe
Esta traducción puede ser reproducida citando la fuente de la misma





COMENTAR NOTICIA

*Para enviar un comentario debe estar registrado previamente como usuario en la web. Puede registrarse desde el apartado "Suscríbete" que aparece al final de la página.
*Los comentarios son revisados antes de ser publicados, por lo que su comentario no se hará público inmediatamente.
Para más información consulte las Normas de la web.