15/07/2017 "0" COMENTARIOS

PAPA EMÉRITO BENEDICTO XVI RINDE HOMENAJE AL CARDENAL MEISNER

ARZ. GEORG GÄNSWEIN LEE EL MENSAJE MUY EMOCIONADO


El Papa Emérito Benedicto XVI ha dicho adiós con un gesto inusual al fallecido cardenal Joachim Meisner. En el réquiem de Meisner en la catedral de Colonia, su secretario particular, Monseñor Georg Gänswein, muy emocionado leyó el mensaje del ex jefe de la Iglesia. Benedicto XVI lo escribió a petición del cardenal Rainer Maria Woelki.

Link del vídeo del mensaje leído por el Arzobispo Georg Gänswein, al final del artículo.

MENSAJE DEL PAPA BENEDICTO XVI
Ciudad del Vaticano 11. 7. 2017

En esta hora en la que en la Iglesia de Colonia personas de fe despiden al cardenal Joachim Meisner, mi corazón y mi pensamiento están con ustedes y con mucho gusto siguiendo los deseos del cardenal Woelki, dirijo unas palabras de recuerdo hacia él.

Cuando supe el miércoles pasado por una llamada telefónica de la muerte del cardenal Meisner, no lo creí al principio. El día anterior habíamos hablado por teléfono. Su voz estaba llena de agradecimiento porque había llegado el momento de sus vacaciones y por haber estado presente el domingo 25 de junio en la beatificación del obispo Teofilius Matulionis en Vilnius. Tenía un gran amor por las iglesias de la Europa oriental, que tanto sufrieron bajo la persecución comunista, y a menudo, por tanto, expresó gratitud por el testimonio de fe que habían dado durante aquel tiempo. Por ello probablemente no es es casual que la última visita de su vida fue a uno de los confesores de la fe en esos países.

Lo que más me impresionó en las recientes conversaciones con el cardenal difunto era su relajada serenidad, su alegría interior y la confianza que había encontrado. Sabemos que para él, el apasionado pastor y padre espiritual, fue duro dejar su oficio y esto precisamente en un momento en que la Iglesia necesita con gran urgencia pastores convincentes que resistan a la dictadura del espíritu de la época y decididamente sepan vivir con fe y razón. Pero más aún me conmueve que ha aprendido a dejarse ir en este último período de su vida y a vivirla con la profunda certeza de que el Señor no abandona a su Iglesia, aunque a veces la barca esté a punto de zozobrar.

Dos cosas le han hecho cada vez más feliz y seguro en los últimos tiempos.

- Por una parte, me ha dicho en repetidas ocasiones cómo le llena de profundo gozo experimentar, en el sacramento de la penitencia, como los jóvenes, especialmente los jóvenes, experimentan la gracia del perdón - el don de haber encontrado verdaderamente la vida que sólo Dios puede darles.

-  La otra cosa que siempre le ha emocionado y feliz aceptó, fue el crecimiento silencioso de la adoración eucarística. En la Jornada Mundial de la juventud en Colonia este fue un punto central - que había adoración, un silencio en el que sólo el Señor habla a los corazones. Algunos expertos en pastoral y liturgia creían que ese silencio no podía alcanzarse a los ojos del Señor con un número tan grande de personas. Algunos de ellos eran también de la opinión que la adoración eucarística era anticuada como tal, que estaba superada, puesto que el Señor se recibe en el Pan eucarístico y no de otra manera. Pero el hecho de que no se pueda comer este pan como cualquier alimento y que "recibir" al Señor en el Sacramento Eucarístico incluye todas las dimensiones de nuestra existencia, hace que este "recibir" deba ser adoración y esto se convierte día a día en algo cada vez más claro. Por ejemplo, la adoración eucarística del Día Mundial de la Juventud en Colonia se convirtió en un evento interior que no sólo fue memorable para el cardenal. Desde entonces, este momento siempre ha estado invariablemente presente y ha sido una gran luz para él.

Cuando la última mañana el cardenal Meisner no apareció en la Misa, fue encontrado muerto en su habitación. El Breviario se había escapado de sus manos: había muerto orando, a los ojos del Señor, en conversación con el Señor. El tipo de muerte que le fue otorgado muestra una vez más cómo vivió: a los ojos del Señor y en conversación con él. Así, podemos confiar su alma a la bondad de Dios. ¡Señor, te agradecemos el testimonio de tu siervo Joachim¡ ¡Haz que él sea ahora un intercesor de la iglesia de Colonia y de toda la tierra!

Benedicto XVI. Papa Emérito.


Fuente: Kath.net

TRADUCCIÓN: Un puente de fe
Esta traducción puede ser reproducida citando la fuente de la misma


Vídeos

Verabschiedungsfeier für Kardinal Meisner in der Basilika St. Gereon
EWTN.TV: "Ein Gigant wurde verabschiedet" | Georg Gänswein über Kardinal Meisner



COMENTAR NOTICIA

*Para enviar un comentario debe estar registrado previamente como usuario en la web. Puede registrarse desde el apartado "Suscríbete" que aparece al final de la página.
*Los comentarios son revisados antes de ser publicados, por lo que su comentario no se hará público inmediatamente.
Para más información consulte las Normas de la web.